Aceite de palma. El enemigo invisible.

aceite de palma

Aceite de palma. El enemigo invisible.

De un tiempo a esta parte se habla mucho del aceite de palma y del peligro para la salud que conlleva, sobre todo, su ingesta. Es el segundo tipo de aceite con mayor volumen de producción, siendo el primero el aceite de soja. Utilizado por la industria alimentaria y cosmética, su uso va en aumento porque es barato y versátil.

Es un aceite vegetal, extraído a partir de los frutos de la palma africana (Elaeis guineensis). Esta especie es originaria de África occidental, pero tras ser llevada a países tropicales, sus principales productores son Indonesia y Malasia (85%). Tailandia, Camboya, Colombia o Ecuador, son otros países exportadores de este aceite.

Productos que contienen aceite de palma.

Te invito a echar un ojo a los ingredientes de los diferentes alimentos que tienes en la despensa. Seguro que la mayoría de ellos lo tiene. Incluso los que ni lo hubieras imaginado.

Su uso está muy extendido. Se emplea sobre todo en:

  • Bollería, galletas, pasteles y tartas. Como sustitutivo de las grasas hidrogenadas y la mantequilla.
  • Coberturas, cremas y productos untables. Se funde mejor que el chocolate, por ello tiende a ser utilizado para mantener y almacenar cremas y coberturas. Es común encontrarlo en margarinas o cremas de cacao, sus grasas saturadas facilitan el untado.
  • Snacks, salsas y aperitivos salados. Es un aceite que aguanta más frituras que otros que a su vez son más caros de producir.
  • Productos precocinados. Muy común entre sus ingredientes, sobre todo por su bajo precio. Lo encontrarás tanto en pizzas, empanados o patatas fritas.
  • También en cosmética. Por su untuosidad, es el producto empleado para cremas y para muchos productos de belleza.

Puedes echar un ojo a las marcas que contienen aceite de palma en este enlace.

Datos de interés.

Éste aceite vegetal contiene 884 calorías por cada 100 gramos y ninguna vitamina. Una maravilla nutricional (modo irónico modo on). Con un alto contenido en grasas saturadas (ácidos grasos saturados de cadena larga). Su consumo, ya sea esporádico o regular, puede producir problemas cardiovasculares y aumentar el colesterol (se acumula en venas y arterias, dando lugar a tapones).

Tiene que ser sometido a 200º para eliminar su marcada apariencia rojiza y mejorar su sabor y su olor. Al ser sometido a altas temperaturas, libera un ácido graso glicidilo perjudicial para la salud y relacionado con el cáncer, según la Agencia europea de la Seguridad Alimentaria. Por ello los expertos recomiendan evitar su consumo.

También tiene un punto de fusión muy alto, lo que le hace permanecer sólido a temperatura ambiente, manteniendo su textura y forma.

Por qué se utiliza tanto:

No contiene grasas “trans”, se mantiene sólido a temperatura ambiente, tiene una textura untuosa y no tiene olor, alarga la vida útil de los alimentos gracias a su alta resistencia a la oxidación  a su efecto conservante natural y soporta bien los tratamientos térmicos.

Pero sobre todo su principal ventaja es su bajo coste. Producir una tonelada de aceite de oliva cuesta 3.500€, una de girasol 900€ y una de palma 650€. Al fin y al cabo las compañías alimenticias y cosméticas que lo utilizan lo único que quieren es ver sus cuentas en verde, cuanto más mejor.


Di NO al aceite de palma.

La expansión de monocultivos de esta especie está considerada la principal causa de deforestación de los bosques tropicales y selvas. Por la utilización de pesticidas también es la principal causa de contaminación y pérdida de biodiversidad. Desplaza a los indígenas o poblaciones autóctonas, que dependen exclusivamente de los bosques para sobrevivir, ya que estos son su medio de vida natural para subsistir.

Además de causar la desaparición de una diferentes especies, en especial una ya en grave peligro, el Orangután. Se aniquilan a grupos enteros de orangutanes para capturar a las crías, se provocan incendios para posteriormente plantar las palmas que producen dicho aceite, se asesinan a estos primates sencillamente para evitar molestias, y sus crías son vendidas por cazadores furtivos en zoos, parques turísticos, a coleccionistas, como carne, genero de extracción de pieles, o sencillamente como animales de compañía. Muchas de las hembras son llevadas a burdeles de indonesia (que ya hay que estar enfermo).

Como consumidor tú decides.

Puedes encontrarlo bajo diferentes denominaciones: palm oil, palm kernel oil, o palmitate o por el nombre de la especie. ¡Ojo! A menudo se encuentra ‘oculto’ bajo la denominación general de aceite vegetal.

Yo ya he empezado a mirar las etiquetas con lupa y a intentar no comprar los productos que lo llevan. Aunque son muchos los que lo intentan ocultar. Desconfía de “aceites vegetales”, si una empresa utiliza aceite de oliva se encarga de que lo sepas sin recurrir a mirar los ingredientes y los que usan el de girasol lo ponen claramente.

Y tú, ¿qué vas a hacer?

 

 

Deja un comentario