Anticelulíticos y reductores. Usos y diferencias.

anticeluliticos y reductores

La celulitis: El enemigo a batir.

Ya hablábamos en un post anterior sobre lo que era la celulitis y las causas de su aparición. Si te lo perdiste puedes leerlo aquí. En esta ocasión hablaremos de los anticelulíticos y reductores.

Como si de Sūn Tzu, en “El arte de la Guerra” se tratase, una vez conocemos a nuestro enemigo, podemos combatirlo y ganarle. Será  una lucha sin cuartel, una carrera de fondo, pero se puede.

Si ni con dieta, ejercicio, ni vida sana eres capaz de deshacerte de este incomodo visitante, quizá sea hora de recurrir a algunos aliados que harán más fácil la tarea de desterrar la celulitis. Los milagros no existen, pero con constancia y algo de ayuda es posible.

Aliados en tu lucha. Anticelulíticos y Reductores.

En la actualidad, en el mercado, hay cientos de productos dedicados a ayudar a eliminar la celulitis, pero a veces es difícil diferenciarlos o entender para qué sirve cada uno. También debemos escoger con cautela el producto en cuestión, según nuestras necesidades. No todos son iguales atacan a nuestro enemigo de la misma forma.

Reductores.

Su principal características es que cortan la vía por la que el adipocito “engorda”. No lo deja fabricar más tejido adiposo. De esta forma se almacenan menos calorías que ni utilizaremos ni quemaremos. No quema la grasa literalmente, sólo impide que se siga acumulando, sobre todo en zonas rebeldes. Pero no tienen poder contra la celulitis, ni la ataca ni la deshace.

Es el producto más utilizado por las mujeres y ahora también por los hombres que empiezan a usarlo para eliminar el exceso de grasa, reafirmar la zona abdominal, esculpir y tonificar la figura. Es por ello que cada vez hay más productos de este tipo específicos para ellos.

Normalmente los productos reductores tienen fórmulas combinadas que actúan a diferentes niveles. Encontraremos innumerables combinaciones reductores-drenantes, reductores-anticelulíticos, reductores-reafirmantes, drenantes-reafirmantes, etc… No dudes en elegir un producto de este tipo, puesto que actuará a varios niveles.

Escoge el que mejor se adapte a tus necesidades.

  • Drenantes: Ayudan contra la retención de líquidos y toxinas, favoreciendo su eliminación.
  • Reafirmantes: Alisan la piel y tonifican los tejidos que han perdido firmeza por falta de ejercicio, adelgazamientos, etc.

Solos o combinados, los reductores son ideales para reafirmar, remodelar y tonificar la piel.

Anticelulíticos.

La concentración de principios activos de los productos anticelulíticos consiguen desmontar los nódulos de grasa o adipocitos. Reactivan la micro-circulación y favorecen el drenaje de líquidos.

Al romper las “bolas” de grasa acumulada consiguen que sean más fáciles de quemar para nuestro organismo. La forma de aplicación es muy importante, debe realizarse con masajes circulares. Con su uso continuado ayudan a reducir la piel de naranja.

Es importante que a la hora de comprar un producto anticelulítico que nos fijemos que entre sus ingredientes contenga: L-carnitina, guaraná, cacao o teína. Al tratarse de ingredientes estimulantes ayudan a metabolizar las grasas.

Consejos.

Aunque este tipo de cremas puedan ayudarte a luchar contra la piel de naranja y la grasa acumulada, recuerda que no son productos milagrosos.

Para notar sus efectos debes ser constante y además hacer algo de ejercicio. Recuerda que una alimentación sana y variada también será importante.

¡¡¡EXTRA!!! Mis anticelulíticos y reductores.

Es este post combo os traigo además un vídeo en el que os muestro los productos que estoy usando actualmente o he utilizado recientemente para luchar contra este enemigo. Espero que os guste y os ayude.


Deja un comentario