Aromacología. La ciencia de los olores y las emociones.

aromacología

Aromacología. La ciencia de los olores y las emociones.

Hace un tiempo compré un aceite para masaje cuya etiqueta decía “aromacología”. ¿Qué?, ¿Cómo?, se habrán equivocado, querrán decir “aromaterapia”. O al menos eso creí yo. Pero me generó una duda y la curiosidad hizo que me buscase las diferencias y/o semejanzas.

Buscando, encontré un artículo que me sacó de dudas y por fin logré diferenciarlos. ¿Quieres saber cual es la diferencia?, si la hay.

Aromaterapia vs Aromacología.

Voy a tratar de explicar de forma breve en qué se diferencian. Puedes leer el artículo original, en www.open-senses.com, por si queréis ampliar la información.

Aromaterapia.

La aromaterapia se practica desde hace siglos y consiste en el uso de aceites esenciales y plantas para tratar y prevenir enfermedades físicas y emocionales. Se utiliza como terapia complementaria y debe ser realizada por terapeutas. Personal cualificado que puedan diagnosticar y establecer el tratamiento adecuado. Gracias a sus conocimientos conseguirá también minimizar el riego de alergias.

Los aceites esenciales son sustancias naturales, volátiles y con una elevada concentración y gran complejidad. Se obtienen de las plantas mediante una serie de procesos específicos, por lo que no pueden ser reproducidos de forma sintética en laboratorios.

Aromacología.

Surge a principios del siglo XX gracias al aislamiento y síntesis en laboratorio de los principios activos de las plantas. Aunque al principio no sabía cómo llamarse, su nombre terminó por acuñarse a principio de los años 70.

Entre sus fórmulas podemos encontrar tanto aceites esenciales como esencias (fragancias sintéticas) o perfumes, por separado o combinadas. Su uso es principalmente cosméticos, sobre todo la industria del perfume, y ornamental, para crear ambientes.

Diferencias.

El uso de estas palabras, a veces no se hace de forma correcta y la falta de información confunde al consumidor. La diferencia entre estas dos “ciencias” radica en los ingredientes y en su uso. En sólo unas palabras se podría resumir de la siguiente manera: Aromaterapia tiene efectos fisiológicos mientras que la aromacología tiene una sólida base neurobiológica y neuroquímica.

La aromaterapia se basa en el conocimiento y uso tradicional de aceites y hierbas para tratar enfermedades. Suelen aplicarse con masajes, lo que facilita la absorción a través de la piel o la ingesta. Al ser productos de origen natural suelen tener un precio más elevado, pero cuidado, no todos los productos caros serán de aromaterapia. Si entre los ingredientes aparece “esencia o perfume” muy probablemente estaremos ante un producto de aromacología.

Por el contrario la aromacología utiliza aceites y fragancias indistintamente, para provocar sensaciones y emociones. Los olores pueden provocas distintas reacciones en nuestras emociones, pueden evocar recuerdos o sensaciones. El uso de determinados olores estimulan los recorridos olfativos neuronales del cerebro. Estos estímulos llegan al sistema límbico, encargado de los olores, la memoria y los instintos más básicos (hambre, sed, sexo, supervivencia, etc.)

En resumen: mediante el olfato se consigue la estimulación del cerebro y por consiguiente reacciones en nuestro cuerpo: relajación, alegría, sensualidad, auto-confianza, felicidad, deseo y un larguísimo etcétera.

“La aromacología es la “nueva generación” del concepto de aromaterapia, con un enfoque terapéutico más emocional y cultural que fisiológico y médico.”

Productos de aromacología.

La empresa de cosmética natural francesa L’Occitane, entre su gama de productos cuenta con una dedicada a la aromacología. Aceites, cremas, champús o geles con aromas cuidados, que pueden provocar desde relajación hasta energía. Una delicia para los sentidos. Todos ellos contienen un 100% de perfumes naturales.

Bienestar.

El primero de sus productos que probé fue el Aceite Corporal Relajante, nº 2, ideal para masaje. Es todo un placer para los sentidos. Contiene aceite de almendras y su olor a naranja, lavanda y bergamota harán que tu piel quede hidratada y perfumada. Tu cuerpo se sumergirá en un profundo relax. Comprobado y garantizado. Convence u obsequia a tu pareja con un masaje con este aceite y verás.

Otro producto muy interesante de esta gama es la Bruma de almohada Relajante, nº 1. Si nunca habías oído hablar de un producto así y te animas a probarlo se convertirá en uno de tus favoritos. Contiene aceites esenciales de Lavanda, Bergamota, Mandarina, Naranja dulce y Geranio y tiene una eficacia comprobada en la sensación calmante propicia para una noche relajante y un sueño reparador. Sólo tienes que rociar tu almohada antes de irte a dormir y disfrutar de los efectos en un ambiente de relajación y bienestar.

De la misma gama encontramos el Agua Universal Purificante, nº 6. A base de 5 aceites esenciales purificantes (Ciprés, Enebro, Limón, Tomillo y Eucalipto) permite neutralizar los malos olores y traer el sol provenzal a cualquier estancia de la casa.

Cuidado facial y corporal.

Puedes disfrutar también en el baño de una increíble sensación con las Infusiones Reequilibrantes, nº 5. Son saquitos para sumergir en el baño para un momento de bienestar renovador. Despertar tus sentidos y ofrecer bienestar y armonía al cuerpo y el espíritu. Contiene una fórmula a base de cortezas de cítricos y sales revitalizantes.

No puede faltar un producto para el cuidado facial. La Mascarilla Reequilibrante Para el Rostro, nº 7, ayuda a liberar la piel de sus impurezas y a cerrar los poros. Su fórmula con aceites esenciales purifican y revelan la claridad de la piel.

Ya en la gama de cuidado capilar encontramos el Dúo de Tratamiento Fuerza & Densidad, nº 3, o Dúo Color, nº 4. Ambos tratamientos contienen una mezcla de 5 aceites esenciales para cuidado y tratar el cabello y sus necesidades. Puedes encontrar muchos más en su gama de aromacología para el cabello.

¿Te atreves a probarlo y a poner a prueba tus sentidos?

 

Deja un comentario