Bronceado perfecto. Descubre cómo conseguirlo.

bronceado

Bronceado perfecto.

Piel dorada=belleza.

Desde que Coco Chanel instaurara la moda de la piel bronceada, cada verano es una carrera por conseguir la tan ansiada piel canela. Lo interpretamos como imagen de belleza. Y aunque una piel dorada nos haga lucir más bellas, no debemos olvidar cuidarla y protegerla. Un bronceado sublime pasa por cuidar nuestra piel.

Prepara, protege y repara.

El sol provoca en envejecimiento prematuro de la piel, manchas, alergias e incluso cáncer. No es para tomárselo a broma.

Debemos preparar y proteger la piel antes, durante y tras la exposición solar. Sólo así obtendremos un bronceado bonito, seguro y saludable, que además perdure en el tiempo.

Antes.

Después de varios meses oculta, nuestra piel ha perdido su maravilloso color dorado, conseguido con esfuerzo el verano anterior. Exponerla a los rayos solares de manera inmediata e intensiva puede dañarla mucho. Aquí está la clave para que tu bronceado sea uniforme y rápido: preparar la piel.

Lo primero, es eliminar las células muertas de nuestra piel, lo conseguiremos con una exfoliación corporal. Elige el producto que más te guste. A continuación una buena hidratación. Se verá brillante y lista para los primeros rayos solares.

Será muy importante, aumentar la ingesta de frutas y verduras. Mejor si contienen betacarotenos, que favorecen y prolongan el bronceado, como: las zanahorias, el mango, la calabaza, la papaya, el tomate, las espinacas, el brocoli o el perejil.

Vitaminas para tu piel:

  • Vitamina E: Frutos secos, germen de trigo, legumbres, aguacate y aceite de oliva.
  • Vitamina C (colágeno): Cítricos, arándanos y pimientos.
  • Vitamina B: Lácteos, levadura de cerveza, legumbres, carnes y huevos.

En el mercado, también existen complementos multi-vitamínicos que te ayudarán en este proceso. Hablamos de cápsulas como Oenobiol, Inneov, Heliocare o Arkosol, entre muchas otras. Su composición ayuda a preparar la piel y conseguir un bronceado progresivo y duradero. Para ello debes empezar a tomarlas 15 días antes de las primeras exposiciones y continuar con ellas hasta después de acabar el verano. Puedes encontrarlos en farmacias y rondan los 15€.

Yo las he probado y se nota la diferencia entre usarlas y no. La piel mantiene su hidatación y color durante más tiempo. Pero cuidado, no reemplazan la protección solar, lo que conseguirás es que tu piel se broncee antes y se mantenga en optimas condiciones ante las agresiones externas (rayos UVA/UVB) gracias a las vitaminas.

También puedes optar por aplicarte cremas que aceleran el bronceado. Se extienden por el cuerpo antes de la crema protectora y mediante el aumento de la melanina consiguen que tomes color un poco más rápido. Este año quiero probar: e’lifexir® Piel Canela.

Durante.

Es imprescindible la aplicación de cremas solares con factor de protección para tomar el sol. No es negociable. Los daños que provocan las radiaciones solares son irreversibles, nuestra piel tiene memoria, debes cuidarla y protegerla.

Personalmente, me dan escalofríos cuando veo que la gente se planta a tomar el sol con el típico aceite para después de la ducha (muy nocivo para la piel por sí mismo) o con un FPS del 2 o del 6, que a penas es nada. Por supuesto que consiguen un bronceado rápido, pero ¿a qué precio?. A lo peligroso que es tomar el sol, añadimos ninguna defensa, lo que se traduce en piel “achicharrada”, no bronceada, que se pela con facilidad por la deshidratación a la que ha sido sometida.




Los expertos recomiendan un mínimo de 15 FPS (contra UVB y UVA). También es importante que nuestra crema sea resistente al agua y renovar su aplicación después del baño, tras sudar demasiado o secarnos con la toalla.

Para el rostro utiliza una crema específica, mejor si es de la más alta protección. Mi favorita es: Bella Aurora, gel anti-manchas SPF 50.

En el cuerpo utilizo durante todo el verano el mismo factor de protección: 30. Intento elegir aceites o cremas con aceleradores del bronceado. Para este año tengo preparado: Uresim Spray Acelerador SPF 30 Con Tacto Seco. Que tiene muy buenas opiniones y un olor muy agradable.

 

Después.

Es importante mantenerse hidratada durante y después de la exposición solar. Tomar frutas como la sandía o el melón saciarán tu sed e hidratarán tu piel después de una jornada de bronceado. Después del baño es importante aplicar geles o lociones que devuelvan a la piel la elasticidad y la hidratación perdidas por el sol. Puedes utilizar aceite de almendras, aloe vera o germen de trigo.

No olvides la loción para después del sol en el cuerpo, el aftersun. Por su olor, su textura y sus efectos mi marca favorita es sin duda: Ecran Aftersun.

Nuestro rostro también pierde hidratación, aplica una crema específica y reparadora, para evitar las arrugas y las manchas. Puedes optar por: Bella Aurora Sun repair anti-mancas, que regenera e hidrata la piel y además ayuda a repartir la melanina en el rostro, lo que se traduce en menos manchas.

Productos mencionados:

Bronceado sublime

Disfruta del verano y de un bronceado sublime y duradero.

Deja un comentario