Diferencias entre cosmética convencional, natural y ecológica.

diferencias entre cosmetica convencional, natural y ecológica

Diferencias entre cosmética convencional, natural y ecológica.

Desde que nacemos estamos sometidos al uso de cosméticos a diario. La piel es el órgano más extenso del cuerpo humano, sirve como barrera y defensa, nos protege y  nos acompaña toda la vida. Es por ello que cuando se trata de su cuidado hay cosas que no debemos descuidar y tenemos que conocer para no agredirla y mantenerla en perfecto estado.

La legislación actual define cosmético como :

“Toda aquella sustancia o preparado destinado a ser puesto en contacto con las diversas partes superficiales del cuerpo humano (epidermis, sistema piloso y capilar, uñas, labios y órganos genitales externos) o con los dientes y las mucosas bucales, con el fin exclusivo o principal  de limpiarlos, perfumarlos, modificar su aspecto y/o corregir los olores corporales y/o protegerlos o mantenerlos en buen estado”.

A diario, somos bombardeados con publicidad a este respecto y muchas veces sucumbimos ante los encantos y promesas que nos hacen de estos productos, pero ¿sabes realmente los componentes incluidos en tus cremas? ¿sabes que podrían ser peligrosos y hasta tóxicos?

Cosmética convencional.

Entre sus fórmulas encontramos diferentes compuestos, inexistentes en la naturaleza, que se producen en laboratorios de forma química y artificial.  La principal característica de estos productos es que no son hidrosolubles, es decir, ni forman parte de nuestro organismo ni éste lo necesita como tal. Por lo que actúan como un cuerpo extraño, que no se pueden eliminar y terminan acumulándose en órganos como el riñón, hígado o sistema linfático entre otros.

Entre sus ingredientes encontramos: parabenes (conservantes), Ftalatos (disolventes, fijadores), Formaldehídos y derivados (conservantes) y derivados del petroleo, entre muchos otros.

Atención especial merecen los aceites para bebé, son todo petróleo. Analiza su etiqueta y te darás cuenta tú misma que de natural no tienen nada.

Cosmética natural.

Se denomina cosmética natural, cuando el 90% de sus ingredientes son de origen natural vegetal u obtenidos de animales (producidos por ellos: leche, miel, etc.). El resto de ingredientes de su composición serán agua destilada o algunos conservantes.

Entre sus ingredientes encontramos aceites esenciales puros, beneficios y extractos de plantas o flores y aromas de origen natural.

Ojo a los falso “producto natural”, que incluya en su fórmula un aceite esencial o dos no significa que lo sea, si en la lista hay otros 30 ingredientes totalmente artificiales. Estarán elaborados con los mismos procesos e ingredientes de la cosmética tradicional.

Cosmética ecológica o bio.

En éste caso, existen certificaciones, que dan fe que estos productos han sido elaborados con ingredientes de origen vegetal natural o animal de hasta en un 97%. También que provienen de agricultura ecológica y sostenible. La normativa vigente, para obtener este sello es muy estricta, pero son garantía de calidad.

sellos certificado ecologico

La principal diferencia.

Ningún producto cosmético es 100% natural, puesto que, entre sus ingredientes se encontrarán algunos conservantes, que permitan que el producto tenga mayor durabilidad.

La principal diferencia entre todos estos productos es cómo se comportan en contacto con la piel. Un producto natural, ecológico o bio, es absorbido y utilizado por la piel en su totalidad. Los beneficios de las plantas y aceites naturales repercuten en la salud de la piel.

Sin embargo, los productos cosméticos convencionales sobre la piel actúan por oclusión. Taponan los poros y evitan la transpiración, como si la recubriésemos con una película plástica, evitando la pérdida de agua. Dan aspecto de piel hidratada, pero sólo es una máscara.

Por lo tanto, mi consejo es que, siempre que puedas elijas cosmética natural. Tu piel te lo agradecerá y tu salud también.

Nos vemos en el siguiente post.

Deja un comentario