Lily Cup Compact. La primera copa menstrual plegable. Opinión.

lily cup


Copa menstrual Lily Cup.

Hace unos meses, se pusieron en contacto conmigo desde Intimina para hacerme una proposición muy íntima. Querían saber si estaba interesada en que me enviasen una copa menstrual, llamada Lily Cup, para probarla y que os contase después cómo había sido mi experiencia.

Siendo sincera, al principio me chocó tanto el mail, que lo cerré y seguí con lo que estaba haciendo. Pero algo dentro de mi cabeza empezó a retumbar.

Conozco chicas que la usan y están encantadas, me dije. Yo nunca me he atrevido. Quizá debía aprovechar esta oportunidad y tomarla como una señal del destino, o algo así, y decir que sí. Experimentar en mis carnes lo que es, lo que se siente y si realmente merece la pena. Así que después de un rato de conversación entre mi yo con prejuicios y mi yo más atrevido, contesté que sí.


Echando un ojo a su web descubrí que tenían dos modelos de copa. La clásica y una plegable. Aunque a día de hoy tienen un par de copas nuevas. El caso es que nunca me ha gustado la forma de las copas menstruales y el hecho de que una de ellas se pudiera plegar me llamaba poderosamente la atención. Así que me decidí por la Lily Cup Compact.

lily cup compact

Primero os voy a contar en qué consiste la copa menstrual de Intimina y después os hablaré sobre mi experiencia tras probarla.

¿Qué es la copa menstrual Lily Cup de Intimina?

La Lily Cup de Intimina es la nueva generación de protección para el periodo: ultra suaves, reutilizables y fabricadas en silicona de grado médico. No absorben, sino que recogen el fluido menstrual, no dejan fibras ni genera olores. Son tan cómodas que hasta te olvidas de que tienes el periodo.

Las ventajas de usar copa menstrual:

  • La Lily Cup de Intimina se adapta a cuerpo de la mujer.
  • Puede usarse tanto en días de mucho como de poco flujo.
  • Protege hasta 12 horas.
  • Está fabricada con materiales de la más alta calidad, silicona de grado médico.
  • Es suave, fácil de poner e hipoalergénica.
  • No notas que la llevas puesta, por lo que la puedes usar tanto de día como de noche, para practicar deporte, en casa, en el trabajo, mientras duermes etc.
  • Es apta para todas las mujeres, de cualquier edad e incluso desde la primera menstruación.
  • Duran hasta 10 años.

¿Por qué cada vez más mujeres utilizan copa menstrual en lugar de compresa o tampones?

La Lily Cup de Intimina respeta nuestro cuerpo, no contiene fibras que puedan desprenderse dentro de tu cuerpo ni productos blanqueadores tóxicos como en el caso de otros métodos de cuidado del período. ¿Sabías que el algodón de la mayoría de los tampones se blanquea?.

Respetan nuestro equilibrio íntimo. A diferencia de los tampones, que pueden provocar graves problemas de salud como el Síndrome del Shock Tóxico (SST).

Éstas copas recogen el flujo menstrual, no lo absorben,  por lo que no provoca la sequedad asociada a los tampones.

Las Lily Cup de Intimina están fabricadas con materiales de la más alta calidad para máxima seguridad: silicona ultra suave de grado médico y no contiene látex. Es hipoalergénica, sin ftalatos (grupo de compuestos químicos principalmente empleados como plastificadores), decolorantes, fibras o cualquier otra sustancia que puedan causar reacciones alérgicas o de sensibilidad. La silicona de grado médico es un material inerte muy seguro que se desarrolla especialmente para fines médicos. Respeta el pH y el equilibrio de la flora vaginal.  Han sido diseñadas junto con un comité asesor médico.

Además, una copa Lily Cup dura hasta 10 años: evitarás gastar dinero cada mes en compresas o tampones. Tampoco generarás residuos para el medio ambiente.

¿Dónde podéis encontrar las copas menstruales Lily Cup de Intimina?

Las copas menstruales Lily Cup se venden en farmacias. Las farmacias son muy rigurosas y solo venden productos de alta calidad.

Para aquellas personas que prefieren la compra online, podéis haceros con la vuestra en la web oficial de Intimina. Con el valor añadido de que tenéis mucha más información disponible, sobre todo para resolver dudas.

¿Es sencilla de utilizar?

Como todo en la vida, es cuestión de práctica. En cuanto lo hagas un par (o más) de veces, le pillarás el truco y se convertirá en tu método de protección favorito!.

Una vez la copa se coloca dentro de la vagina, se abre y se produce un efecto vacío entre los bordes de ésta y las paredes de la vagina que permite que el flujo menstrual quede dentro de Lily Cup sin opción a posibles manchas en la ropa interior.

Al estar fabricadas con silicona de grado médico son ultra suaves y se colocan muy fácilmente. Además, son muy flexibles por lo que se adaptan a la perfección. Una vez puestas, no se notan en absoluto ya que son muy ergonómicas y respetan al 100% la anatomía de la mujer.

Formas de colocar la copa.

Aquí viene en quid de la cuestión. Cómo colocar la copa.

Existen diferentes métodos, dependiendo del tipo de copa. Una vez los pruebes verás el que mejor se adapta a ti o el que más cómodo y práctico te resulta. Es cuestión de probar.

  • Pliegue en modo tampón: la Lily Cup (clásica) es la única que se puede plegar de esta forma y es muy práctica para mujeres acostumbradas a utilizar tampones porque el modo de ponérsela es muy similar.

  • Pliegue en V: éste puede hacerse tanto con la Lily Cup clásica como con las plegables.

  • Pliegue en C: igual que el anterior puede hacerse con todas las copas Lily Cup,

¿Qué talla elegir?

A diferencia de otras copas menstruales, en Intimina sólo tienes dos modelos, lo que simplifica mucho a la hora de elegir tu copa.

  • Tamaño A: Para mujeres que no han dado a luz, o que lo han hecho mediante cesárea.
  • Tamaño B: Para mujeres que que han dado a luz por parto natural.

Fin. Es así de sencillo. Otras marcas tienen hasta 4 ó 5 tamaños diferentes y dado que no puedes probarlas es posible que te pases o no llegues. Pero aquí la cosa se simplifica mucho como veis.

Ambas copas recogen el flujo menstrual por igual, sólo que la copa B es un poco más grande (tiene más capacidad), pero si no has dado a luz por parto natural puede que sea muy incómoda a la hora de introducir, por lo que si tienes flujo abundante, no tengas problema, elige la copa A, sólo tendrás que vaciarla más a menudo.

Además echando un ojo en su web, he visto que hay dos modelos nuevos más. Uno llamado Lily Cup One, también plegable y para principiantes, con una pequeña argolla al final de la copa, lo que seguro hace que se extraiga más fácilmente. Y otro modelo llamado Ziggy Cup, una copa menstrual extra plana y que puede usarse incluso durante las relacione sexuales.

Éstos de Intimina son unos revolucionarios, están a la vanguardia y son muy innovadores. Os invito a echar un ojo en la web. Os he dejado enlazados todos los productos a lo largo del post.

Mi opinión tras probarla.

La idea de una copa menstrual plegable, como os he dicho me parecía mucho más atractiva e higiénica. Por no hablar del ahorro de espacio. Por eso me decidí por la Lily Cup Compact.

Yo elegí la copa A, porque no he dado a luz. Como véis en las imágenes, tiene un color rosa claro muy bonito. Viene con su estuche en color fucsia y una vez plegada no ocupa nada.

lily cup compact

Mis ganas de probarla tras recibirla y leer todas sus ventajas eran muchas. Mis expectativas eran altas y he de decir que no me ha decepcionado. La he usado en los dos últimos meses y ahora sí  me veo preparada para contaros mi experiencia.

Ponerse la Lily Cup.

Lo más difícil para mí es colocarla. Aún me cuesta un poco y no he terminado de cogerle del todo el tranquillo, pero estoy segura que a base de practicar encontraré el modo y llegará un punto en el que lo haré casi sin pensar.

Lo primero que hay que hacer antes de colocarla por primera vez es hervirla de 5 a 8 minutos, para esterilizarla. Después de esto ya está lista para usarse. Ésto también hay que hacerla tras el último uso, antes de guardarla.

Una vez has hecho este paso, está lista para introducirla. Yo estoy utilizando el modo en C.

La primera vez que me la pongo va todo como la seda, pero después a veces me cuesta, debe ser que me pongo tensa y claro, todos mis músculos se contraen. Por lo que me tomo mi tiempo, respiro y lo intento de nuevo.

Una vez la introduces, la copa se despliega sola. No tienes que hacer nada más. Si quieres puedes asegurarte de que se ha abierto correctamente introduciendo un dedo para comprobarlo. El final del embudo tiene que quedar lo suficientemente dentro como para que no lo notes al sentarte o agacharte, pero accesible para cuando haya que quitarla.

Llevarla puesta es una maravilla. No notas absolutamente nada. Yo soy consciente que la llevo puesta cuando voy a baño y no encuentro nada desagradable. Ni manchas ni cordones.

Quitar la Lily Cup.

Retirarla es también muy sencillo. Introduces los dedos hasta que encuentres el final de la copa, aprietas un poco para que suelte el vacío y tiras con cuidado de ella. El contenido cae al inodoro casi de forma automática.

Limpiarla es también muy fácil. Una vez has sacado tu Lily Cup y el contenido ha caído, la lavas con agua templada y un poco de jabón y ya está lista para volverla a usar. Si estás en un sitio en el que no hay un lavabo a mano, puedes limpiarla un poco con papel e introducirla de nuevo. Podrás limpiarla más tarde cando lo tengas todo cerca.

Una vez limpia y vuelta a colocar dispones de hasta 12 horas de protección. Por lo que sólo te la quitas y la vuelves a poner un par de veces al día. Una preocupación menos.

Mi experiencia.

Lo que tengo que destacar es la sensación de libertad. La comodidad. Ningún tipo de sensación desagradable, ni de humedad, ni de olor, nada. Es lo mejor. Por no hablar del tiempo que dejas de estar pendiente de “eso”.  Hasta 12 horas, es una pasada. Una vez por la mañana y otra por la noche.

Tengo pendiente “aprender” a colocarla bien a la primera. Creo que mi mente me juega malas pasadas, me bloquea y me tensa. Cuando en realidad no es para tanto, porque una vez está bien introducida, ella lo hace todo sola.

Tengo que familiarizarme más todavía con mi Lily Cup Compact. Mis ciclos son muy cortos y a penas la pongo y la quito 5 ó 6 veces en total, aunque cada vez se me da mejor. También es verdad que creía que le cogería el truco antes. Pero seguro que lo hago.

Por otra parte, y por si alguien lo estaba pensando, el hecho de vaciar y limpiar la copa no me parece para nada algo desagradable. Estamos acostumbradas a lidiar con nuestro periodo desde pequeñas. El agua se lo lleva todo y en un momento ha desaparecido cualquier rastro de sangre. La copa queda como nueva y es muy fácil de limpiar. Son solo unos segundos.

En definitiva y a pesar de que aún no me he hecho con ella del todo, os la recomiendo. De hecho, y tras mi segundo mes probando Lily Cup, voy a tirar (reglar) todos mis tampones y compresas. Viendo lo bien que me ha ido no quiero volver a utilizarlos y además voy a liberar mucho espacio en el cajón, que podré llenar con maquillaje (por ejemplo). Por no hablar de lo que voy a ahorrar!!

Es rentable, cómoda, higiénica y compacta.

Gracias  Intimina por darme la posibilidad de cambiar mi forma de pensar y haberme hecho este gran descubrimiento. Sin duda hay un antes y un después tras descubrir Lily Cup.

Extra: Vídeo.

En este vídeo podéis ver un poco mejor lo que pienso y cómo utilizo mi copa menstrual de Intimina.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.