¿La menstruación sostenible o zero waste es posible?

No sé si alguna vez os habéis planteado cuanta basura emite cada mujer en su edad fértil. Pero puedo ahorraros los cálculos.

Digamos que, de media, una mujer que utilice tampones durante todo el periodo puede llegar a consumir más de 7.000 unidades. Por otro lado, una mujer que utilice compresas en ese mismo tiempo podría llegar a casi las 9.000.

Si multiplicamos estos datos por todas las mujeres que tienen la regla, obtendremos como resultado que toneladas de basura y plásticos relacionados con la menstruación son emitidos cada año al medio ambiente, cada año.

¿Es posible una menstruación sostenible?

La respuesta es clara: sí.

De hecho, desde hace tiempo, muchas son las personas que, concienciadas con el medio ambiente, que intentan reducir el uso y consumo de productos que contienen plástico, por el tiempo que estos tardan en degradarse. Este movimiento, zero waste, se decanta por la utilización de productos más ecofriendly (menos plásticos o envoltorios innecesarios) y lo aplican en diferentes ámbitos: alimentación, cosmética o higiene.

Y aquí es cuando llegamos al meollo de este post: ¿Cómo podemos tener una menstruación más sostenible?. Pues utilizando productos reutilizables.

Productos reutilizables para tu menstruación.

En cierta medida, es como volver a la época de nuestras abuelas dónde las cosas se utilizaban una y otra vez y la cultura del usar y tirar todavía no se había apoderado del mercado. De hecho ni existía.

En mi búsqueda de medios alternativos para hacer mi menstruación sostenible, he encontrado 3 productos que ya he estado probando un tiempo y de los que me gustaría hablar brevemente.

  • Las braguitas menstruales. Me gustaría empezar por aquí porque, aunque las que he probado no tienen una absorción muy grande, me parecen la opción más cómoda.
    En el mercado existen muchos modelos, pero coinciden en tener una capa absorbente por dentro y estar elaboradas con material impermeable por fuera.
    Son cómodas y cumplen bien su función. Aunque hay que estar atentas a su absorción.
  • Las compresas reutilizables. Es el sustituto de las compresas habituales y también están realizadas con varias capas absorbentes por dentro y una impermeable por fuera.
    Tienen alas y en ellas hay botones par poder adaptarlas a las braguitas.
    Tanto este producto como el anterior los compre en Aliexpres.
  • La copa menstrual. O lo que sería similar al tampón de toda la vida. Suelen estar fabricadas en silicona y una vez introducida, recoge el flujo.

Pros y contras de la menstruación sostenible.

Obviamente, uno de sus mayores contras es el mantenimiento y limpieza de estos productos. Sobre todo de las compresas reutilizables y las braguitas menstruales.

Aunque me ha sorprendido que es más fácil de lo que en principio parecía, al final exige lavarlas a mano y después a máquina. También es cierto que conozco personas que no realizan un lavado a mano tan concienzudo como el mío y les quedan bien metiéndolas en la lavadora (tras haberles realizado un enjuague).

La comodidad de poner y quitar desaparece, pero a favor tienes el ahorro de dinero que una menstruación sostenible conlleva, así como la disponibilidad del producto. Una vez acabado el proceso de limpieza, puedes volver a guardarlo todo hasta el próximo mes. Sin tener que estar pendiente de si tendremos o no unidades suficientes para nuestro próximo periodo o llevarnos las sorpresa de tener que hacer una visita de urgencia al supermercado o farmacia más cercano.

Y por supuesto, para mi, el mejor punto a favor es la sostenibilidad. Son productos ecológicos, que durarán mucho tiempo y con los que nuestra emisión de basura se reduce a cero. Por no hablar del ahorro que supone y que ese hace evidente poco tiempo después de comenzar.

Por supuesto, son productos no aptos para todos los públicos, exigen: sacrificio, tiempo y algo de esfuerzo.

Mas información sobre la menstruación sostenible.

Si quieres mñas información sobre ello o simplemente saciar tu curiosidad, puedes ver este completo vídeo:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: