¿Qué crema le va mejor a tu rostro?

cremas rostro piel

¿Qué crema le va mejor la piel de tu cara?

¿Te ha ocurrido que cada vez que tu crema facial empieza a llegar a su fin te planteas si probar otra para ver si te va mejor? Es un signo inequívoco de que necesitas algo más. A veces es difícil dar con la crema adecuada para tu rostro. Cada piel es un mundo.

Cómo elegirla.

A veces la crema que te va bien para una cosa no lo hace para otra y tu rostro se vuelve más seco o más grasiento. Otras, sencillamente tu piel ha cambiado y necesita productos más específicos o que actúen más en profundidad. Si esto te ha pasado, estás usando el producto equivocado. Conocer nuestro tipo de piel es esencial para utilizar productos que cubran sus necesidades.

Para ayudarnos a saber que tipo de piel tenemos este gráfico nos va a servir de gran ayuda.

cómo elegir tu crema para el rostro La Llave del Baúl

Según tus respuestas, habrás obtenido el resultado de cuál es tu tipo de piel. Puede ya la supieses, o que te hayas sorprendido. En cualquier caso, despejadas las dudas, ahora es cuando debemos elegir la crema que nuestra piel necesita.

Piel normal o mixta.

Las pieles normales son las más equilibradas y resistentes. Sus poros apenas son visibles y su aspecto es suave y aterciopelado. Las pieles de las mixtas son más grasas en la zona de la nariz, el mentón y la frente, la famosa “zona T

Para mantener la sensación de confort e hidratación, usa cremas ligeras y de textura sedosa que cubran las necesidades de tu piel. Puedes optar por una crema más específica si tienes la piel mixta, para reducir los brillos o cerrar los poros.

Piel grasa.

Es una piel dura y gruesa debido a que la actividad de las glándulas sebaceas es mayor. El tono suele ser apagado.

En este caso, tu piel necesita cremas hidratantes ligeras y de rápida absorción. Elige siempre la textura en gel o loción, aléjate de los productos que puedan dejar residuos grasos en tu piel.

Piel seca.

Son pieles que suelen tener un aspecto quebradizo, con poros muy pequeños. Sus peores enemigos son el sol, el viento y el frío.

Usa cremas ultra-hidratantes con nutrientes intensivos y calmantes. Busca la máxima hidratación para dejar una sensación de flexibilidad, suavidad y confort en tu piel.

Piel Sensible.

Aunque es mucho más complejo podríamos definirla como aquella cuyo umbral de sensibilidad está disminuido, con respecto a una piel normal. Sus terminaciones nerviosas soy muy sensibles. Presentan descamaciones, rojeces, tirantez, picor, etc.

Necesitas productos con los menores aditivos posibles, sin perfumes. Debes evitar todo lo que pueda provocarte algún tipo de reacción por sensibilidad. Sin renunciar a productos con formulas que te permitan calmar, proteger o hidratar tu piel.

Mira los ingredientes.

Siempre que puedas mira también lo ingredientes de la crema que vayas a comprar y evita en lo posible el uso excesivo de químicos y tóxicos. Opta siempre que puedas por cosmética natural o combinada.

Cuando encuentres tu “crema ideal” ámala y hazla tuya. Y cuando notes que tu piel necesita algo más no temas probar nuevos productos o marcas, busca. Es importante encontrar tu crema ideal para tener una piel sana.

Deja un comentario